Cardos Rodando (Frente Bolivarista, 2015) - Lagartijeando

enero 18, 2016


Lo necesario para volver. 

Esta entrada, la primera 'oficial' del año 2016, no sólo se trata de nuestro regreso a esta labor, oficio, actividad, hobbie, pasatiempo, tarea, etc., (cosa que hacemos, hago, hacen, con gusto), sino es un regreso al encuentro con todas las posibilidades de lo que más importa y de la razón por la que estamos acá, ya saben... la música. Y qué más justo que 'iniciar' el año con un trabajo musical como este. 
Pues, Lagartijeando, es comienzo, es regreso, es retorno, es volver a las raíces; y si, de algún modo, ya son casi que innumerables los proyectos musicales en los que hemos usado oraciones y conceptos como 'volver a la raíz' 'volver a lo "nuestro"', etc., pero asimismo cada uno de estos proyectos, (los que personalmente, más me han gustado), vuelven a esas 'raíces' a su manera, con similitudes, e ideas bastante cercanas, a veces, pero, definitivamente insaciables, incansables e ingeniosos a su modo. Siguiendo la idea de volver, y del retorno a actividades y asimismo a las raíces, a lo interior, Lagartijeando, me ha hecho volver a, antes que todo, a escribir, (no es que no haya querido escribir sobre algún otro álbum), y sobre todo a mirar donde no solía mirar. A modo personal, y anecdótico, Cardos Rodando, en su mayoría, me capturó mientras caminaba, la poblada y edificada ciudad de Bogotá (que es la misma que he caminado muchos días y años); e inconscientemente me ha dado una perspectiva de lo que iba visualizando mientras caminaba, he vuelto a mirar lo que hay más allá de los edificios, y, a mi parecer, es mucho mejor lo que se ve. No soy de una postura político-ambientalista o algo similar, sin embargo, soy una persona que varias veces de su vida se encuentra agotada de, pasear entre concreto y más concreto, de no poder sentir los rayos del sol y muchas veces sólo percibir únicamente sombras. Una aclaración, quizás si, esté tomando una postura política con lo que acabo de decir, pues, reitero, Lagartijeando y este sabroso, cuasi espiritual, cadencioso, caluroso, álbum, es unc regreso a momentos, ideas, cosas, e incluso otras canciones que quizás ya ni recordemos. Contiene mucha música Andina, o lo que conocemos como música Andina; o al menos, contiene muchas similitudes y tendencias rítmicas y melódicas con la tan amada/odiada música andina. 
¿Hace falta que lo folclórico, en este caso lo Andino, Zampoñas, Charangos, Bombos, y demás, sea acompañado por algunos efectos, ritmos, y beats, electrónicos? Quizás no; si Lagartijeando usa algunos beats y efectos electrónicos, pero ha sido lo más cercano, (al lado de Nicola Cruz, entre otros) a lo folclórico, sin embargo, mi pregunta seguirá en pie; qué sucede con lo que no contiene algún beat, algún efecto, algo electronico o digital. He aquí mi reflexión e invitación, ¿por qué no volver a eso?

Retornando la idea principal de lo que siempre intentamos lograr a través de este pequeño pero genial blog, (humildad aparte); Lagartijeando llega, tal cual como el nombre de su álbum, como un cardo rodando, que recorre caminos, que va recogiendo pedazos de lo que encuentra, que puede ir tan lejos como el viento se lo permita, y puedo llegar tan lejos que sin darse cuenta puede retornar y llegar a dónde empezó. 
¡Bienvenidos a mis oídos, escuchen y lean!


Favoritas/Recomendadas: 

1- Amazonas hasta los Andes
4 - Santa Rosa de los Andes 
5 - Cardos rodando
6 - Capoeira

7 - Marimbazo

You Might Also Like

0 comentarios